Ética de investigación

Se entiende a la violencia contra la mujer, como todo acto de violencia basada en su condición de género que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.[1]

La Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación Contra la Mujerno se refiere explícitamente a la violencia contra la mujer, pero el Comité para Eliminación de la Discriminación contra la Mujer reconoce a la violencia contra la mujer como una cuestión de derechos humanos y que todas las formas de violencia contra la mujer están comprendidas en la definición de discriminación contra la mujer establecida en el artículo 1 de la Convención.[2]

 



[1]Organización de las Naciones Unidas. Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la Mujer.

[2]Convención para la Eliminación de todas las formas  de discriminación contra la Mujer

Es toda «acción u omisión directa o indirecta, que cause, o que pudiera ocasionar, daño emocional, disminuir la autoestima, perjudicar o perturbar el sano desarrollo de la personalidad de la mujer u otro miembro del grupo familiar, degradar o controlar las acciones, comportamientos, creencias y decisiones de las personas […] por medio de intimidación, manipulación, amenaza, humillación, aislamiento o cualquier otra conducta que implique un perjuicio en la salud mental, la autodeterminación, la autoestima o el desarrollo personal, sin importar el tiempo que requiere para su recuperación».[1]

 



[1]Proyecto de Ley 4871-2010-CR, 2011. Ley integral contra la violencia hacia la mujer y la familia.

«Comprende los delitos de Violación de la Libertad Sexual, Proxenetismo y Ofensas al Pudor Público a los que se refieren los capítulos IX, X, XI del Título IV del Código Penal. Igualmente se considera violencia sexual el hecho de que la persona agresora obligue a la agredida a realizar tales actos con terceras personas con o sin su participación en tales actos. Incluye las acciones para comercializar o utilizar de cualquier modo la sexualidad de una persona del grupo familiar mediante el ejercicio de poder, no importando la relación de esta con la víctima, e incluyendo actos tales como el aborto forzado, la obligación a ejercer prostitución forzada u otras formas diversas de comercio sexual, según las definiciones de los delitos contenidos en el título Proxenetismo del Código Penal; así como en el delito contra la libertad personal - trata de personas.[1]

 



[1]Ibidem

«El que con violencia o grave amenaza, obliga a una persona a practicar el acto sexual u otro análogo».[1]

 



[1]Código penal peruano, 1991, artículo 170

«El que sin propósito de practicar el acto sexual u otro análogo, con violencia o grave amenaza comete un acto contrario al pudor en una persona».[1]

 



[1]Idem, artículo 176

«Es el homicidio de mujeres por su condición de tal, cometido en cualquiera de los siguientes contextos: Violencia familiar; Coacción, hostigamiento o acoso sexual; Abuso de poder, confianza o de cualquier otra posición o relación que le confiera autoridad al agente; o cualquier forma de discriminación contra la mujer, independientemente de que exista o haya existido una relación conyugal o de convivencia con el agente».[1]

El Código Penal ha incorporado en el Art. 108° - B, el delito de Feminicidio, como tipo penal autónomo que incluye el feminicidio íntimo, y otros supuestos que no había sido considerado en el Art. 107 del Código Penal (Ley 29819), modificado por el Art. 1 de la Ley 30068.

 



[1]Concepto extraído de la ley N°30068-Ley que  incorpora el Art. 108-B al código penal, y modifica los artículos 107, 46-B y 46-C del código penal y el 46 del código de Ejecución Penal.

«El maltrato a las personas adultas mayores se define como la acción única o repetida, o la falta de respuesta apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza, la cual produce daño o angustia a una persona mayor. Puede ser de varios tipos: físico, psicológico, sexual, financiero o simplemente reflejar un acto de negligencia intencional o por omisión».[1]

 



[1]OMS. Declaración de Toronto para la prevención global del maltrato de las personas mayores.

Según Alejandro Caballero, la investigación “Es el conjunto de actividades que desarrollamos para obtener conocimientos nuevos, es decir datos o informaciones que no poseemos, que desconocemos, y que necesitamos para tomar decisiones que contribuyan a resolver problemas cuyas soluciones desconocemos (son nuevas para nosotros)”.

 

La investigación científica es definida por el mismo autor “[…] como un proceso formal, sistemático, racional e intencionado en el que se lleva a cabo el método científico de análisis; es un procedimiento reflexivo, controlado y crítico que permite descubrir nuevos hechos o datos, relaciones o leyes, en cualquier campo del conocimiento, en un momento histórico concreto”.[1]

 



[1]Caballero Romero, Alejandro E. Guías metodológicas para los planes y tesis de maestría y doctorado.

Consiste en cualquier acción u omisión que cause daño físico o psicológico, maltrato sin lesión, inclusive la amenaza o coacción graves y/o reiteradas, así como la violencia sexual, que se produzcan entre: cónyuges, ex cónyuges, convivientes, ex convivientes, ascendientes, descendientes, parientes colaterales hasta el cuarto grado de consanguinidad y segunda de afinidad, quienes habitan el mismo hogar, siempre que no medien relaciones laborales y quienes hayan procreado hijos en común; uno de los convivientes y los parientes del otro hasta cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad, en las uniones de hecho.[1]

 



[1]Ley 29282. Ley que modifica el texto único ordenado de la ley de protección frente a la violencia familiar, ley 26260.

Se refiere a «toda acción u omisión directa o indirecta, que cause o que pudiera ocasionar daño a la integridad corporal y/o la salud de una persona o más del grupo familiar, utilizando la fuerza física o algún tipo de objeto, sustancia, medio o instrumento, que pueda provocar o no lesiones visibles, sean estas internas, externas o ambas. Se incluye el maltrato por negligencia, descuido o por privación de las necesidades básicas, que haya o no ocasionado daño físico o que se proyecte que puede llegar a ocasionarlo, sin importar el tiempo que requiere para su recuperación».[1]

 



[1]Ibidem

Hostigamiento sexual típico o por chantaje es: « la conducta física o verbal reiterada de naturaleza sexual o sexista no deseada o rechazada, realizada por una o más personas que se aprovechan de una posición de autoridad o jerarquía o cualquier otra situación ventajosa, en contra de otra u otras, quienes rechazan estas conductas por considerar que afectan su dignidad, así como sus derechos fundamentales».[1]

Hostigamiento ambiental es: «la conducta física o verbal reiterada de carácter sexual o sexista de una o más personas hacia otras con prescindencia de jerarquía, estamento, grado, cargo, función, nivel remunerativo o análogo, creando un clima de intimidación, humillación u hostilidad».[2]

 



[1]Ley 29430, Ley que modifica la ley 27942, Ley de prevención y sanción del hostigamiento sexual. Artículo 4, acápite 4.1.

[2]Idem, artículo 4, acápite 4.2

«El que, mediante engaño, practica el acto sexual u otro análogo, con una persona de catorce años y menor de dieciocho».[1]

 



[1]Idem, artículo 175

«Se entiende como la utilización de niños, niñas y adolescentes en actos sexuales o eróticos, para la satisfacción de los intereses y deseos de una persona o grupo de personas, a cambio de un pago o promesa de pago o cualquier otro tipo de beneficio».[1]

« […] considera la explotación sexual comercial como una forma de violación severa de los derechos humanos de las personas menores de edad, como una forma de explotación económica asimilable a la esclavitud y al trabajo forzoso, que además implica un delito por parte de quienes utilizan a niños, niñas y adolescentes en el comercio sexual».[2]



[1]Lineamientos de intervención en focos de explotación sexual comercial infantil, aprobados por resolución ministerial 624-2005-Mimdes, elevada a rango de ley mediante decreto 014-2006-Mimdes

[2]Concepto de la OIT, citado por MONCADA, Roberto y otros. Un estudio cualitativo sobre la demanda en la explotación sexual comercial de adolescentes: el caso de Colombia. Bogotá.

Se define como «el conjunto de ideas, creencias y atribuciones sociales construidas en cada cultura y momento histórico, tomando como base la diferencia sexual a partir de la cual se construyen los conceptos de masculinidad y feminidad, los cuales determinan el comportamiento, las funciones, oportunidades, valoración y relaciones sociales entre hombres y mujeres».[1]

 



[1]Instituto Nacional de Mujeres. El ABC del género en la administración pública.

«El que promueve, favorece, financia o facilita la captación, transporte, traslado, acogida, recepción o retención de otro, en el territorio de la República o para su salida o entrada del país, recurriendo a: la violencia, la amenaza u otras formas de coacción, la privación de la libertad, el fraude, el engaño, el abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, o la concesión o recepción de pagos o beneficios, con fines de explotación, venta de niños, para que ejerza la prostitución, someterlo a esclavitud sexual u otras formas de explotación sexual, obligarlo a mendigar, a realizar trabajos o servicios forzados, a la servidumbre, la esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud u otras formas de explotación laboral, o extracción o tráfico de órganos o tejidos humanos […]».[1]

 



[1]Artículo 153 del Código Penal Peruano